Return to Metalogos.org Home

www.metalogos.org/files/p_pablo1.html

Críticas sobre Pablo, 200 d.C. a 1945
(en orden cronológico)

Tertuliano, La prescripción contra los herejes (200 d.C.): Puesto que Pedro fue reprendido por que, después de vivir con los gentiles, se separó de su compañía por respeto a personas, la culpa ciertamente tenía que ver con la conversación y no con la predicación. Pues no parece de esto, que cualquier Dios aparte del Creador, ni cualquier Cristo aparte de[l hijo de] María, ni cualquier esperanza aparte de la resurreción, fue proclamado [por él].

Macarius Magnes, Apocriticus, III.30-36 (hacia 300): [Pablo] dice, «Todos los que dependen de las obras de la Ley están bajo una maldición» (Gál 3:10). El hombre que escribe a los romanos, «La Ley es espiritual» (Rom 7:14), y otra vez, «La Ley es santa, y el mandamiento santo y justo» (7:12), coloca bajo una maldición a los que obedecen lo santo!... En sus epístolas … elogia la virginidad (I-Tim 4:1, I-Cor 7:25), y luego da vuelta y escribe, «En los últimos tiempos, algunos apostatarán de la fe,... prohibiendo casarse» (I-Tim 4:1-3).... Y en la epístola a los corintios dice, «En cuanto a las vírgenes no tengo mandamiento del Amo» (I-Cor 7:25).

Flavius Claudius Julianus (363): Pablo … sobrepasa a todos los magos y impostores que jamás han vivido. [Citado por John Henry Cardenal Newman, La Doctrina Cristiana , 2.6.1.18]

San Juan Crisóstomo, Homilías sobre Gálatas (391): ¡Qué es esto, Oh Pablo! Tú quien ni al principio ni después de tres años consultó con los apóstoles, ¿consultas con ellos ahora que han pasado catorce años, no sea que estés corriendo en vano? Mejor hubiera sido hacerlo al principio, que después de tantos años; y ¿por qué corrías en absoluto, si no te convencía no correr en vano? ¿Quién sería tan insensato como para predicar durante tantos años, sin asegurarse que su predicación fuera verdadera?... Como dice Santiago, «Ya ves, hermano, cuántos millares de entre los judíos hay que han creído; y se les ha informado con respecto a ti, que enseñas que hay que abandonar la Ley» (Hch 21:17 y ss.). El propio Pablo, que quiso abrogar la circuncisión, cuando estaba a punto de enviar a Timoteo para enseñar a los judíos, primero lo circuncidó y así lo envió.... No sólo no defiende a los apóstoles, sino que incluso pone en apuros a esos hombres santos.... ¿Que podrían haber aprendido de él todos los que ya fueron instruidos completamente?... ¿Por qué no abolieron los apóstoles la circuncisión, como consecuencia lógica, si loaban tu procedimiento?... Las palabras «Le hice frente» (Gál 2:11) implican un ardid; pues si su discusión hubiera sido verdadera, no se habrían reprendido el uno al otro en presencia de los discípulos, porque habría sido un gran obstáculo para ellos.... No os sorprendáis de que él dé a este procedimiento el nombre de hipocresía (υποκρισiς); pues no está dispuesto, como dije antes, a revelar la verdadera índole del asunto, para la corrección de los discípulos. Debido a el vehemente apego de ellos a la Ley, él llama al presente proceder hipocresía y lo reprende severamente, para erradicar eficazmente el prejuicio de ellos. Y Pedro también, al oír esto, participa en la decepción como si se hubiera equivocado, para que fueran corregidos por medio de la reprendimiento dado a él.... La dificultad entera se eliminó por medio del sometimiento en silencio de Pedro a la imputación de hipocresía.... Nótese como [Pablo] ha resuelto el asunto a un despropósito necesario.

San Agustín de Hipona, Carta XXVIII, a Jerónimo (394): He estado leyendo también algunos escritos atribuidos a Usted, sobre las Epístolas del apóstol Pablo. En leer su exposición de la Epístola a los Gálatas,... consecuencias sumamente desastrosas han de seguir nuestra creencia que cualquier falsedad se encuentre en los libros sagrados: es decir, que los hombres, por medio de que la Escritura nos se ha dado y puesto por escrito, apuntaron en estos libros cualquier cosa falsa.... Pues si se admite una vez en tal exaltado santuario de autoridad una declaración falsa, como hecha en guisa de obligación, no quedará ni una frase de esos libros la cual, si parece a quienquiera difícil de practicar o creer, no se podría por la misma regla fatal justificarse, como una declaración en que, a propósito y bajo un sentido de obligación, el autor declaró lo que no fue verdad.... Si en realidad Pedro le parecía practicar lo correcto, y si no obstante él, para apaciguar a oponentes molestos, dijo y escribió que Pedro había hecho lo erróneo—si decimos así,... en ningún lado de los libros sagrados quedará segura la autoridad de la pura verdad. ● Carta XL, a Jerónimo (397): Si es posible que los humanos digan y crean que, después de introducir su narrativa con las palabras, «En esto que os escribo, os aseguro delante de Dios que no miento», el apóstol mintió cuando dijo de Pedro y Bernabé, «Vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio»,... [entonces] si bien andaban rectamente, Pablo escribió lo que era falso; y si escribió aquí lo falso, ¿cuándo dijo la verdad? La armonía de los evangelios, III.25.71 (400): La afirmación que Pablo hace … reza así: Lo vio Cefas y luego los doce. Después de eso, lo vieron más de quinientos hermanos a la vez. Por tanto, no se aclara quiénes eran esos doce, así como tampoco se nos informa sobre quiénes fueron esos quinientos…. Hasta ahora el apóstol habría podido hablar de aquellos que el Amo había nombrado apóstoles, no como los doce, sino como los once. Algunos códices, en efecto, contienen esta lectura exactamente. No obstante, tomo eso como una enmienda introducida por hombres, que dado que estaban perplejos ante el texto, supusieron que se refería a los doce apóstoles que, una vez desaparecido Judas, eran solamente once en realidad..

San Jerónimo, Carta 112, a Agustín (404): Porfirio… acusa a Pablo de osadía porque se atrevió a reprobar a Pedro, reprobarlo en su presencia y, argumentadamente, condenarlo por haberse equivocado; es decir, por estar en el mismísimo error que él mismo, quien condenó a otro por trasgresión, había cometido.... Oh bendito apóstol Pablo—que has condenado a Pedro por hipocresía, porque se había apartado a sí mismo de los gentiles por miedo de los judíos que vinieron de Santiago—¿por qué estás tú, a pesar de tu propia doctrina, obligado a circuncidar a Timoteo (Hch 16:3), no sólo hijo de gentil sino un gentil él mismo?

Nestorio, El bazar de Heracleides, Fragmento 272 (450): Pablo proclamando: «De los judíos es Cristo, que era encarnado.» ¿Qué pues? ¿Cristo es un mero hombre, oh bendito Pablo?

Anselmo de Laón (†1117), Glosa sobre I-Corintios 15: «Fue visto por Cefas»; antes de los demás varones, a quienes, como leemos en el Evangelio, apareció. Si no, esto sería contrario a la declaración que él apareció primero a las mujeres.

Pedro Abelardo, Sic et non (1120): Escribiendo a san Agustín, después de ser reprendido referente a la exposición de un pasaje particular en la epístola de Pablo a los gálatas, Jerónimo dijo (Epíst 112.4), «Tú preguntas por qué, en mi comentario sobre la carta de Pablo a los gálatas, he dicho que Pablo no podía reprender a Pedro por lo que él mismo también había hecho. Y declaraste que la reprobación del apóstol no fue meramente fingida sino consejo verdadero y que no debo enseñar una falsedad. Contesto que ... seguí el comentario de Orígenes.» ● Cartas de dirección (antes de 1142): Sabemos por supuesto que, cuando escribió a los Tesalonicenses, el apóstol [Pablo] reprendió claramente a ciertos perezosos entrometidos, diciendo que «Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.»... Pero ¿no estaba María sentada ociosa para escuchar las palabras de Cristo, mientras que Marta estaba ... quejándose algo envidiosamente del reposo de su hermana?

Cuentos del francés antiguo, Del patán que ganó al Paraíso(circa 1200): ¿Cómo es, Don Pablo Calvo, que estés ya tan enojado, tú, que antes eras un tirano tan feroz? Jamás habrá otro tan cruel; san Esteban pagó caro por eso cuando hiciste que fuera apedreado hasta la muerte. Bien conozco la historia de tu vida; por ti muchos hombres valientes murieron, pero por fin Dios te dio un buen gran sopapo. ¿No hemos tenido que pagar por tanto el acuerdo como el golpe? ¡Ja, que divino y que santo! ¿Piensas que no te conozco?

Sto. Tomás de Aquino, Suma teológica, I-II, q.103, a.4, ad 2 (1272): Según Jerónimo, Pedro [en Gál 2:6-14] simulaba apartarse de los gentiles para evitar el escándalo de los judíos, cuyo apóstol era; y así no había en esto ningún pecado. Con la misma simulación lo reprendió Pablo para evitar el escándalo de los gentiles, de quienes era apóstol. Pero Agustín desaprueba esta solución.

Juan Duns Escoto, Suma teológica, III.55.1, ad 2 (ed. Jerónimo de Montefortino, 1728-34; basado en Opus oxoniense, 1298-99): El orden en que se cuenta que ha sido difundida la resurrección de Cristo parece ser poco conveniente. Pues se relata que fue revelada primero a María Magdalena y que a través de ella supieron los Apóstoles que Cristo vivía; pero consta que tuvo lugar este mandato del Apóstol en I-Tim 2, diciendo: «No permito que la mujer enseñe.»

Desiderio Erasmo, Elogio de la locura (1509): Hay muchas cosas en san Pablo que son contradictorias.... No hace mucho asistí a una disertación teológica, como lo hago a menudo y uno preguntó en qué lugar de la Escritura se ordena castigar a los herejes por el fuego en vez de convencerlos por la persuasión. Un anciano grave, cuyo ceño declaraba francamente que era teólogo, respondió con gran indignación que ese pasaje era del apóstol san Pablo, que dijo: «Evita al hereje después de haber intentado repetidamente disuadirle de su error.»

Sta. Teresa de Ávila, Cuentas de conciencia, XVI (1571): Parecíame a mí que, pues san Pablo dice del encerramiento de las mujeres—que me han dicho poco ha y aún antes lo había oído que ésta sería la voluntad de Dios—, [el Señor] díjome: «Diles que no se sigan por sola una parte de la Escritura, que miren otras, y que si podrán por ventura atarme las manos.»

Blaise Pascal, Pensées, #673 (1660): San Pablo ... habla del [matrimonio] a los Corintios [I-Cor 7] de una forma que es una trampa.

Sor Juana Inés de la Cruz, Respuesta a sor Filotea de la Cruz (1691): Esto debían considerar los que están atados a «Mujeres callen en las iglesias» [I-Cor 14:34], blasfeman de que las mujeres sepan y enseñen; como que no fuera el mismo Apóstol el que dijo: «Las ancianas ... enseñando el bien» [Tit 2:3].... Yo quisiera que estos intérpretes y expositores de san Pablo me explicaran cómo entienden aquel lugar: «Las mujeres callen en las iglesias.»... Porque la proposición de san Pablo es absoluta y comprende a todas las mujeres sin excepción de santas, pues también en su tiempo lo eran Marta y María,... María madre de Jacob, y Salomé, y otras muchas que había en el fervor de la primitiva Iglesia, y [Pablo] no las exceptúa [de su prohibición].

John Locke, La razonabilidad del cristianismo (1695): No es en las epístolas donde hemos de aprender cuáles son los artículos fundamentales de la fe, en donde son promiscua e indistintamente mezclados con otras verdades.... Deberemos encontrar y discernir esos puntos grandiosos y necesarios más bien en la proclamación de nuestro Salvador y los apóstoles ... en la narración de los evangelistas.... Y lo que fue eso, ya hemos visto en la historia de los evangelistas y los Hechos; donde se establecen claramente, para que nadie pueda interpretarlos mal.... Si todas o la mayoría de las verdades declaradas en las epístolas, se recibieran y creyesen como artículos fundamentales, ¿qué sucedió, entonces, con aquellos cristianos que se habían dormido (que, como atestigua san Pablo en su primera a los Corintios, fueron muchos) antes de que se les revelaran estas cosas en las epístolas? La mayoría de las epístolas no fueron compuestas hasta más de veinte años después de la ascensión de nuestro Salvador, y algunas después de treinta.... A nadie se le permite añadir nada a estos artículos fundamentales de la fe.

Benjamín Franklin, Pennsylvania Gazette (10 abril 1735): Un hereje virtuoso se salvará antes de un cristiano malvado.

Matthew Henry, Exposición del Nuevo Testamento (incluida en Biblio.29; vol.V, 1721): Pablo tomó a [Timoteo] y lo circuncidó, o mandó que se lo hiciera (Hch 16:1-3). Extraño esto. ¿No había Pablo opuesto, con todas sus fuerzas, a los que querían imponer la circuncisión en los conversos gentiles? ¿No tenía consigo en este tiempo los decretos del Concilio en Jerusalén, los cuales atestiguaron en contra de ella? Sí los tenía, y sin embargo circuncidó a Timoteo.

Thomas Morgan, El filósofo moral (1737-40): Parece que san Pablo predicó otro evangelio bastante diferente del que era predicado por Pedro y los demás apóstoles.

Peter Annet, Examen crítico de la vida de san Pablo (carta a Gilbert West, 1746): Nunca terminaríamos, si relatáramos todas las contradicciones que se encuentran dentro de los escritos atribuidos a san Pablo.... Generalmente, es san Pablo ... a quien se debe considerar como el fundador histórico de la teología cristiana,... la cual desde su fundación ha sido agitada continuamente por disputas [y] divisiones.

Emanuel Swedenborg, Una continuación de la justicia final (1763) y La religión cristiana verdadera (1771): Tomó asiento enfrente del escritorio y continuó su ensayo, como si no fuera él un cuerpo muerto y esto en el tema de la justificación por sólo la fe etcétera, por varios días y no escribiendo absolutamente nada sobre la caridad. Puesto que los ángeles vieron esto, se le preguntó por mensajeros ¿por qué no escribía también sobre la caridad? Replicó que no había nada de la caridad en la Iglesia y si ésa fuera aceptada en cualquier manera como un atributo esencial de la Iglesia, el hombre se asignaría a sí mismo el mérito de la justificación y en consecuencia de la salvación y así también robaría de la fe su esencia espiritual. Estas cosas dijo con arrogancia, pero no sabía que estaba muerto [Stg 2:26] y que el lugar al que había sido enviado no era el Cielo.

Voltaire, Pablo’, Dictionnaire philosophique portatif (edición Chez Varberg, Amsterdam 1765): Pablo no entró en la sociedad naciente de los cristianos, la cual por aquel tiempo era medio-judía.... ¿Se puede excusar a Pablo por haber reprendido a Pedro?... ¿Qué se pensaría hoy en día de un hombre que pretendiera vivir a nuestras expensas, él y su mujer, juzgarnos, castigarnos y confundir a los culpables con los inocentes?.

Charles Churchill,La conferencia’, Poemas (1763): ¡Que me bauticen (¿se puede caer peor desgracia sobre un ser humano?) ... con el nombre de Pablo; que yo (aunque a su servicio profundamente atado por juramentos sagrados y ahora por voluntad aliado), con celo falso y fingido defienda a un Dios herido y utilice su nombre por algún fin privado!

Edward Gibbon, Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano, I.15.2 (1776): Parece que los cristianos judaizantes argüían,… teniendo en cuenta el origen divino de la ley mosaica,… que si el Ser, que es el mismo desde toda la eternidad, hubiera tenido la intención de abolir esos ritos sagrados que habían servido para distinguir a su pueblo elegido, su revocación habría sido no menos clara y solemne que su primera promulgación; que, en lugar de esos frecuentes pronunciamientos, que suponen o afirman la perpetuidad de la religión mosaica, ésta habría sido presentada como una esquema provisional destinada a durar solamente hasta la venida del Mesías, el cual debería instruir a la humanidad en una más perfecta manera de fe y adoración; que el propio Mesías, y los discípulos que conversaban con él en la tierra, en vez de sancionar con su ejemplo las observaciones más minuciosas de la ley mosaica, habrían proclamado al mundo la abolición de aquellas inútiles y obsoletas ceremonias.

Juan Josef Hoíl, El libro de Chilam Balam de Chumayel (compilado por Hoíl en su lengua maya nativa 1782, 3ª edición castellana por la UNAM 1973): Solamente por el tiempo loco, por los locos sacerdotes, fue que entró a nosotros la tristeza, que entró a nosotros el ‘cristianismo’. Porque los ‘muy cristianos’ llegaron aquí con el verdadero Dios; pero eso fue el principio de la miseria nuestra, el principio del tributo, el principio de la ‘limosna’, la causa de que saliera la discordia oculta, el principio de las peleas con armas de fuego, el principio de los atropellos, el principio de los despojos de todo, el principio de la esclavitud por las deudas, el principio de las deudas pegadas a las espaldas, el principio de la continua reyerta, el principio del padecimiento,... el Anticristo sobre la tierra, tigre de los pueblos, gato montés de los pueblos, chupador del pobre indio [americano]. Pero llegará el día en que lleguen hasta Dios las lagrimas de sus ojos y baje la justicia de Dios de un golpe sobre el mundo.... ¡Hermanos, hermanitos, venidos al mundo hijos de siervos! Cuando llegue el Rey y sea adivinado, será coronado el rostro del Hijo de Dios. Y llegará el Obispo, la Santa Inquisición que se llama, ante Saúl a pedir concordia con los cristianos para que se acabe la opresión y sea el fin de la miseria.

Thomas Paine, La época de la razón (1794): Aquel fabricante de sutilezas, san Pablo,... [compuso] una colección de cartas bajo el nombre de epístolas.... Entre los asuntos contenidos en esos libros,... la iglesia ha creado un sistema religioso muy contradictorio con el carácter de la persona cuyo nombre lleva. Ha creado una religión de pompa y beneficio, en una supuesta imitación de una persona cuya vida era humildad y pobreza.

Chaqueta Roja (jefe del tribu iroquesa en Nueva York), ‘Discurso a un misionero cristiano(1805; audio): Hermano, escucha lo que decimos. Hubo una vez en que nuestros antepasados poseían esta gran isla. Sus sitios extendían desde el sol naciente hasta el sol poniente. El Gran Espíritu había creado [todo esto] para el uso de los Indíginas,... pues los amaba. Pero nos llegó un día maligno. Vuestros antepasados cruzaron las anchas aguas y se desembarcaron en esta isla.... Nos llamaron Hermanos. Les creímos y les dimos un sitio grande.... Hermano, había una vez en que nuestros sitios eran amplios y los vuestros muy pequeños. Ya os habéis hecho un pueblo grandioso y nosotros apenas tenemos donde desplegar nuestras mantas. Tenéis nuestro país, pero no estáis satisfechos; queréis forzarnos a aceptar vuestra religión.... Decís que teneis razón y que nosotros somos perdidos. ¿Cómo sabeeis que es verdad eso? Entendemos que vuestra religión está escrita en un libro.... Hermano, dices que sólo hay una manera de adorar y servir al Gran Espíritu. Si hay solamente una religión, ¿por qué no estáis vosotros los blancos de acuerdo en eso? ¿Por qué no estáis todos de acuerdo?, pues todos de vosotros pueden leer el libro.

Johann Gottlieb Fichte, Las características de la era presente (1806): [El] sistema cristiano ... [es] una forma degenerada del cristianismo y cuya composición ... [hay que] atribuirla al apóstol Pablo.

Thomas Jefferson, Carta a William Short’ (1820): Pablo fue el ... primer corruptor de las doctrinas de Jesús.

Jeremy Bentham, No Pablo sino Jesús (1823): Cada confesor de la religión de Jesús, ha de decidirse por cuál de las dos religiones—la de Jesús o la de Pablo—se adherirá.

Victor Hugo, El jorobado de Notre Dame, VII.4 (1831): «Así, buen hermano, ¿te niegas a darme un centavo para comprar una corteza de un panadero?» || «Qui non laborat non manducet [II-Tes 3:10].»

Ferdinand Christian Baur, El partido de Cristo en la iglesia de Corinto, la oposición entre el cristianismo petrino y el paulino en la iglesia antigua y el apóstol Pedro en Roma’ (1831): ¿Qué tipo de autoridad puede haber para un ‘apóstol’ quien, en contraste con los demás apóstoles, nunca había sido preparado para el oficio apostólico en la propia escuela de Jesús, sino que solamente después se atrevió a atribuirse a sí mismo el oficio apostólico sobre la base de su propia autoridad? ● La historia de la iglesia de los primeros tres siglos (1853): La cuestión única será, cómo el apóstol Pablo aparece en sus epístolas tan indiferente a los hechos históricos de la vida de Jesús.... Escasamente se comporta como un discípulo que ha recibido las doctrinas y los principios que predica, del maestro cuyo nombre lleva.

Ralph Waldo Emerson, La cena del Amo’ (1832): Parece que la opinión de san Pablo, en fin, no debe alterar nuestra opinión derivada de los evangelistas.

Søren Kierkegaard, Carta a Peter Wilhelm Lund (1.VI.1835): En el cristianismo mismo hay contradicciones tan enormes que previenen una vista clara. ● Los diarios (1849): En Cristo lo religioso está completamente en tiempo presente; en Pablo ya está rumbo a convertirse en doctrina. ¡Uno puede imaginar lo demás!... Ha continuado esta tendencia durante Dios sabe cuántos siglos. ● (1850) Mientras Jesucristo vivía, él era en verdad el prototipo. La tarea de la fe es ... imitar a Cristo, convertirse en discípulo. Entonces Cristo muere. Ahora, por medio del apóstol Pablo, viene una alteración básica.... Él quita la atención de la imitación y la fija decididamente en la muerte de Cristo el expiador. ● (1854) Lo que Lutero no alcanzó de percatarse, es que la circunstancia verdadera es que el apóstol [Pablo] ya ha degenerado, en comparación con el evangelio. ● (1855) Llega a ser el discípulo quien decide lo que es el cristianismo, no el maestro, no Cristo sino Pablo,... [quien] desechó completamente el cristianismo, poniéndolo patas arriba, haciéndolo exactamente lo contrario de la proclamación [original] cristiana. Para la auto-examinación recomendada a la era presente, I (1851): ‘La Palabra [es decir, la Sagrada Escritura] de Dios’, es en verdad el espejo—pero, pero—¡oh, qué enormemente complicado!—para decirlo rigurosamente, ¿cuánto pertenece a ‘la Palabra de Dios’? ¿Cuáles libros son auténticos? Mi tarea, El momento (1.IX.1855): Incluso si en la proclamación del apóstol [Pablo] hay el más mínimo elemento que pudiera pertenecer a lo que se ha convertido en el sofisma corruptor de todo verdadero cristianismo, entonces he de elevar una gran protesta, no sea que los sofistas citen al apóstol de modo resumido. Es de suma importancia ... corregir la tremenda confusión que provocó Lutero al invertir la relación hasta el punto de criticar a Cristo por medio de Pablo, al Maestro por medio del discípulo.... Lo que he hecho es contrastar la proclamación de Cristo con la del apóstol..

George Henry Borrow, La Biblia en España (1843): Apenas fue posible hacer una afirmación en su presencia sin recibir una rotunda objeción, especialmente cuando se ponían sobre el tapete asuntos religiosos. «Es falso,» decían, «san Pablo, en tal y cual capítulo y en tal y cual versículo, dice exactamente lo contrario.»

Herman Melville, Typee (1846): Mejor será para ellos seguir siendo felices e inocentes paganos y bárbaros como son ahora, que—como los desdichados habitantes de las Islas Sándwich [Hawai]—disfrutar del mero nombre de cristianos sin experimentar ninguna de las influencias esenciales de la verdadera religión, mientras que, al mismo tiempo, han sido víctimas de los peores vicios y males de la vida civilizada.... ¡Gente mal destinada! Me estremezco cuando pienso en el cambio que se producirá en su paradisíaco hogar dentro de unos pocos años; y, probablemente, cuando los vicios más destructivos y los peores aspectos de la civilización hayan desterrado del valle toda paz y felicidad,... ¡[se pregonará] al mundo que las Islas Marquesas se han convertido al cristianismo!... [De modo análogo,] el enjambre anglo-sajón ha erradicado el paganismo de la mayor parte del continente norteamericano; pero, con ello, ha eliminado también la mayor parte de la raza rojiza.

Henry David Thoreau, Una semana en los Ríos Concord y Merrimack (1849): ¿Por qué necesitan ser los cristianos tan intolerantes y supersticiosos aún?... En todas mis idas y venidas, nunca encontré el menor vestigio de fundamento para estas cosas.... Es preciso no ser cristiano para apreciar la belleza y la significación de la vida de Cristo.... Sería una triste guasa estar predispuesto contra la Vida de Cristo sólo porque el libro ha sido editado por cristianos. ● Diario (1 ene 1858): Hay muchas palabras que son auténticas y genuinas y las cuales tienen su raíz en nuestras esencias.... También hay bastantes palabras las cuales son espurias y artificiales y que solamente se pueden utilizar en un sentido malo, puesto que la cosa que significan no es recta y sustancial—como la iglesia, la judicatura,... etc. etc. Quienes las utilizan no están asentados en tierra firme. Es en vano intentar preservarlas pegando otras palabras a ellas, como la iglesia verdadera, etc. Es como remolcar con una canoa a un barco que está hundiéndose.

Benjamin Jowett, Las epístolas de san Pablo a los tesalonicenses, gálatas y romanos (1855): Nuestra concepción de la era apostólica, se basa necesariamente sobre los Hechos de los Apóstoles y las epístolas de san Pablo. Es vano registrar los escritos eclesiásticos, buscando más información.... Limitándonos, entonces, a las fuentes originales, tenemos que estar asombrados por el hecho de que, de los primeros dieciocho años después del día de Pentecostés, apenas se conserva algún relato para nosotros.... Parece que ya hubiéramos alcanzado la etapa segunda en la historia de la iglesia apostólica, sin ningún saber preciso de la primera.

Charles Dickens, Pequeña Dorrit (1857): Fue el domingo sombrío de su niñez, cuando estaba sentado con sus manos enfrente, asustado fuera de sus sentidos por un tratado horrible que comenzó el asunto con el pobrecito al preguntarle, ¿por qué iba a la perdición?,... y que, para atraer más su mente infantil, tuvo un paréntesis en cada línea alternativa con tal referencia de hipo como 2 Ep.Tes. c.iii v.6 y 7 («Apartaos de cualquier hermano que anda ocioso»).

John Stuart Mill, De la libertad (1859): El evangelio siempre apunta a una moralidad anterior,... el Antiguo Testamento.... San Pablo, un enemigo declarado de este modo judío de interpretar la doctrina ... de su Maestro, igualmente presupone una moralidad anterior, es decir la de los griegos y romanos;... aun al punto de dar una sanción aparente a la esclavitud.

John Henry Cardinal Newman, Apologia pro Vita Sua (1864), Apéndice 7: Mientras gritaba «La circunsición no vale» [Gál 5:6], San Pablo circuncidó a Timoteo [Hch 16:1-3].

Ernest Renan, San Pablo (1869): El cristianismo verdadero, el cual durará para siempre, se deriva de los evangelios, no de las epístolas de Pablo. Los escritos de Pablo han sido un peligro y una roca escondida, las causas de los defectos principales de la teología cristiana.

Feodor Dostoyevsky, El diario de un escritor (1880): Si la esclavitud prevalecía en los días del apóstol Pablo, esto fue precisamente porque las iglesias que se originaron en aquel tiempo no eran perfectas todavía, como percibimos en las epístolas del apóstol mismo. No obstante, aquellos miembros de las congregaciones que individualmente alcanzaron la perfección ya no tenían o podían poseer esclavos, porque éstos se convirtieron en hermanos—y un hermano, un hermano verdadero, no puede tener a otro hermano como esclavo suyo. ● Los hermanos Karamázov (1880): A este niño nacido del hijo del diablo y de una mujer santa:... lo bautizaron como ‘Pablo’.

Friedrich Nietzsche, El alba (1881): El relato de una de las almas más ambiciosas y molestas, de una cabeza tan supersticiosa como mañosa, el relato del apóstol Pablo—¿quién sabe de esto, excepto unos pocos eruditos? Sin este relato extraño, no obstante, sin las confusiones y tempestades de tal cabeza, tal alma, no habría ningún cristianismo.

León Tolstoi, Mi religión (1884): La separación entre la doctrina de la vida y la explicación de la vida, comenzó con la proclamación de Pablo, quien no conocía las enseñanzas éticas puestas en el evangelio de Mateo y quien predicó una teoría metafísco-cabalística completamente ajena a Cristo; y se perfeccionó esta separación en tiempos de Constantino, cuando fue posible revestir toda la organización de la vida pagana con un vestido cristiano y sin modificarla llamarla ‘cristianismo’.

Adolf von Harnack, La historia del dogma, I (1885): El evangelio paulino no es idéntico con el evangelio original.... El sepulcro vacío en el tercer día ... se excluye directamente por el modo en que Pablo ha retratado la resurrección (1 Cor. XV).... Pablo no sabe nada de una ascensión.... El propósito que la ascensión pasó 40 días después de la resurrección, se encuentra por primera vez en los Hechos de los Apóstoles.... Cada tendencia que valientemente no tiene en cuenta las tradiciones espurias, ha de recurrir a las Epístolas Paulinas—las cuales por un lado presentan un tipo tan profundo del cristianismo, y por el otro oscurecen y estrechan el juicio sobre la proclamación de Cristo mismo.

James George Frazer, La rama dorada (1890): Si el cristianismo debía conquistar al mundo, no podía hacerlo sino aflojando un poco los principios demasiado rígidos de su fundador.

Federico Engels, Sobre la historia del cristianismo primitivo(1894): Se han hecho intentos de concebir ... todos los mensajes [del Apocalipsis de san Juan] como dirigidos contra Pablo, el apóstol falso.... Las llamadas Epístolas de Pablo ... son tan sumamente dudosas como totalmente contradictorias.

William James, Las variedades de la experiencia religiosa (1901): Esto es la melancolía religiosa y ‘convencimiento del pecado’, los cuales han tenido un papel tan grande en la historia del cristianismo protestante.... Como dice san Pablo: auto-aborrecimiento, auto-desesperación, una carga no inteligible e intolerable ... [—un caso] típico de la personalidad discorde, con melancolía en la forma de auto-condenación y sentimiento del pecado.

William Wrede, Pablo (1904): Las contradicciones obvias en los tres relatos [de la conversión de Pablo en Hch 9/22/26], bastan para despertar desconfianza en todo lo que sobrepasa esta semilla.... La majestad moral de Jesús, su pureza y piedad, su ministerio entre su pueblo, su manera como profeta, el entero contenido ético-religioso de su vida terrenal, significan para la cristología de Pablo—absolutamente nada.... Si no queremos privar a ambas figuras de toda distinción histórica, el nombre ‘discípulo de Jesús’ tiene poca aplicabilidad a Pablo.... Jesús o Pablo: esta alternativa caracteriza, por lo menos en parte, la guerra religiosa y teológica de hoy en día.

Albert Schweitzer, La búsqueda al Jesús histórico (1906): Pablo ... no deseaba conocer a Cristo según la carne.... Quienes quieren encontrar una vía desde la proclamación de Jesús al cristianismo primitivo, se percatan de las dificultades peculiares que le surgen.... Pablo nos muestra que la vida terrenal de Jesús fue estimada con indiferencia completa por el cristianismo primitivo. ● Pablo y sus intérpretes (1912): El sistema del apóstol de los gentiles se opone a la enseñanza de Jesús como algo de un carácter totalmente diferente y no da la impresión de haberse originado en ella.... Es imposible que un paulinismo subsista al lado de un cristianismo primitivo, el cual compartía las esperanzas escatológicas judías.... Al problema de paulinismo pertenecen ... preguntas a las que todavía no han encontrado solución:... la relación del apóstol con Jesús histórico ... y con la ley [mosaica].... No apela [Pablo] al Maestro ni siquiera donde podría parecer inevitable hacerlo.... Es como si sostuviera que entre la era mundial presente y en la que Jesús vivía y enseñaba, no existe ningún punto de conexión.... A [Pablo] le es indiferente ... lo que pensaba Jesús sobre el asunto.... Los críticos [han] exigido prueba de la teología, que el Pablo canónico y sus Epístolas pertenecían al cristianismo temprano; y la demanda fue justificada. ● De mi vida y pensamiento (1931): La difusión rápida de las ideas de Pablo, se puede atribuir a su creencia en que la muerte de Cristo significó el fin de la Ley [de Moisés]. En el curso de una o dos generaciones, este concepto se hizo la propiedad común de la fe cristiana, aunque contradecía la tradición representada por los apóstoles en Jerusalén. ● El misticismo de san Pablo (1931): ¿Cuál es la importancia para nuestra fe y para nuestra vida religiosa, del hecho de que el evangelio de Pablo es diferente del evangelio de Jesús?... La actitud que el propio Pablo asume, referente al evangelio de Jesús, es que ni lo repite con las palabras de Jesús ni apela a su autoridad.... La cosa fatídica es que las teologías griega, católica y protestante contienen todas el evangelio de Pablo en una forma que no continúa el evangelio de Jesús, sino que lo desplaza.

Abdul-Bahá (hijo de Bahá’u’lláh), Algunas preguntas contestadas (1908): Pablo aun permitía comer animales estrangulados y sacrificados a ídolos, además de la sangre; solamente mantenía la prohibición de la fornicación. Así en el capítulo 4, versículo 14 de su Epístola a los Romanos.... También Tito, el capítulo 1, versículo 15.... [Según Pablo] este cambio, estas alteraciones y esta abrogación son debidos a la imposibilidad de comparar el tiempo de Cristo con el tiempo de Moisés. Las condiciones y requisitos en el segundo periodo se habían cambiado y alterado enteramente. Las leyes anteriores, entonces, fueron abrogadas.

Mark Twain, Cartas de la tierra (1909): Pablo ... aconsejaba enteramente en contra de las relaciones sexuales. Un gran cambio de la perspectiva divina. Cuadernos (fecha?): Si Cristo estuviera aquí hoy en día, hay algo en particular que no sería—un cristiano.

José Ortega y Gasset, Una polémica’ (1910): De recordar a Jesús como san Pedro, a pensar a Jesús como san Pablo, va nada menos que la teología. San Pablo fue el primer teólogo; es decir, el primer hombre que del Jesús real, concreto, individualizado, habitante de tal pueblo, con acento y costumbres genuinas, hizo un Jesús posible, racional, apto, por tanto, para que los hombres todos y no sólo los judíos, pudieran ingresar en la nueva fe. En términos filosóficos, san Pablo objetiva a Jesús.

Gerald Friedlander, Las fuentes judaicas del sermón del monte (1911): Pablo ciertamente no se relaciona con el sermón de la montaña.... El sermón dice: «Cuidaos de profetas falsos, quienes vienen a vosotros vestidos de oveja, pero interiormente son lobos voraces» (Mt.vii.15). Generalmente, esto se entiende como una advertencia contra líderes religiosos indignos de confianza.... ¿Expresa el versículo la experiencia de la iglesia primitiva? ¿No podría ser una advertencia contra Pablo y sus seguidores?

Miguel de Unamuno, El sentimiento trágico de la vida (1913): Pablo no había conocido personalmente a Jesús y por eso le descubrió como Cristo.... Lo importante para él era que el Cristo se hubiese hecho hombre y hubiese muerto y resucitado y no lo que hizo en su vida—no su obra moral y pedagógica. ● La agonía del cristianismo (1931): En vida de Cristo no se le hubiese adherido ningún Pablo.

George Bernard Shaw, Androcles y el león, Introducción (1915): No hay ni una palabra del cristianismo paulino en las declaraciones características de Jesús.... En verdad, nunca ha sido perpetrada una imposición más monstruosa, que la imposición del alma de Pablo sobre el alma de Jesús.... Ya es fácil entender cómo el cristianismo de Jesús fracasó completamente en establecerse política y socialmente y fue con facilidad suprimido por la policía y la iglesia, mientras que el paulismo invadió todo el mundo civilizado occidental que era en aquel tiempo el Imperio Romano y que lo adoptó como su fe oficial. ● El ¿qué hay? de la política (1944): Un gobierno que roba de Pedro para pagar a Pablo, siempre puede contar con el apoyo de Pablo.

Henry Louis Mencken, El diccionario de jazz’, Un libro de burlescos (1916): Arzobispo—un eclesiástico cristiano de un nivel superior al que alcanzó Cristo.

Martín Buber, La vía santa’ (1918): El hombre quien, al transmitir el judaísmo a los pueblos, causó su disolución,... este violador de la espíritu ... [fue] Saulo, el hombre de Tarso.... Transmitió la enseñanza de Jesús ... a las naciones, entregándoles el veneno dulce de la fe, una fe que desdeñó obras, eximió a los creyentes de la realización y estableció el dualismo en el mundo [cristiano]. Es la era Paulina cuyas agonías de muerte ahora [en la Primera Guerra Mundial] estamos mirando con ojos fijos. ● Dos tipos de fe (1948): No meramente la creencia del Antiguo Testamento y la fe viviente del judaísmo post-bíblico son opuestos a Pablo, sino también el Jesús del sermón de la montaña.... Ha de verse a Jesús aparte de su conexión histórica con el cristianismo.... Es Pedro, [no Pablo,] quien representa la recolección inolvidable de las conversaciones de Jesús con los discípulos en Galilea.

Thomas Edward Lawrence, Los siete pilares de la sabiduría (1919): El cristianismo fue un híbrido—aparte de su primera raíz, no esencialmente semítico.

Carl Gustav Jung, Los fundamentos psicológicos de la creencia en los espíritus’ (1919): La resistencia fanática de Saulo al cristianismo,... como sabemos por las epístolas, nunca fue enteramente superada. ● ‘Una consideración psicológica del dogma de la Trinidad’ (1940): Francamente, uno se desilusiona al observar cómo Pablo casi nunca permite que entre una palabra del verdadero Jesús de Nazaret.

Herbert George Wells, Bosquejo de la historia (1920): San Pablo y sus sucesores aumentaron o completaron o impusieron o sustituyeron otra doctrina en lugar de—como quizás preferís pensar—las claras y profundamente revolucionarias enseñanzas de Jesús, al exponer ... una salvación que se podía obtener en gran parte por credo y formalidades, sin ningún cambio serio de los hábitos ordinarios y ocupaciones del creyente.

James Joyce, Ulises (1922): Pedro y Pablo. Más interesante si se entendiera qué significaría.... Robando a Pedro para pagar a Pablo.

Isaac Babel, Don Apolek’, Cuentos de la caballería roja (1923): San Pablo, un cojo asustadizo con la peluda barba negra de un apóstata aldeano.

José Klausner, Jesús de Nazaret, III.3 (1926): No encontramos ningún acontecimiento histórico fidedigno sobre la vida y obra de Jesús en todos los escritos de Pablo.... No fue uno de los discípulos de Jesús, ni, aparentemente, lo había visto nunca mientras estuvo en la tierra; de haber sido así debería haberse subordinado a Santiago, el hermano de Jesús, a Pedro y a los otros apóstoles. ● De Jesús a Pablo, VI (1943): Saulo fue el verdadero fundador del cristianismo como una religión nueva.... Los discípulos y hermanos de Jesús, que tuvieron intimidad con el Mesías crucificado durante su vida y que habían recibido enseñanzas, parábolas y promesas de sus propios labios, habrían reprochado a Pablo verdaderamente de este modo: Tú no eres un apóstol verdadero y en vano abrogas las leyes ceremoniales por tu propia autoridad; pues no oíste al Mesías, no tuviste intimidad con él y no puedes conocer su enseñanza de primera mano.… [Con respecto a] la visión en el camino de Damasco,... tenemos aquí un ataque de la ‘enfermedad de la caída’ o epilepsia.... Encontramos en él también las características de un melancólico profundo.… Casi no hay ningún término insultante que Pablo no aplique a sus oponentes. Son ‘falsos hermanos’, ‘falsos apóstoles’, ‘hipócritas’ y disimuladores’.... El apostoladocompleto de Pablo se basa en la ‘visión celestial’ que tuvo en el camino a Damasco.... Pablo distaba mucho de ser un santo.

Rudolf Bultmann, Jesús y la palabra (1926): La Iglesia ... no habría podido asumir la fiel adhesión a la ley [mosaica] y defenderla contra Pablo, si Jesús hubiera combatido la autoridad de la ley. Jesús no atacó la ley, sino que asumió su autoridad y la interpretó.... Fue algún tiempo después de su muerte, cuando Pablo y otros misioneros helenísticos predicaron a los gentiles un evangelio distinto del de la ley.... Jesús no desea ... ningún ascetismo sexual. No cabe duda que el ideal del celibato entró temprano en el cristianismo; lo encontramos ya en las iglesias de Pablo. Pero es enteramente ajeno a Jesús. ● ‘La significación del Jesús histórico para la teología de Pablo’ (1929): Es bien obvio que [Pablo] no apela a las palabras del Amo en apoyo de sus doctrinas estrictamente teológicas, antropológicas y soteriológicas.... Cuando se consideran las concepciones esencialmente paulinas, es claro que en eso Pablo no depende de Jesús. La enseñanza de Jesús es—a todas luces—improcedente para Pablo.

Franz Kafka, El castillo (1926): Es cierto que Bernabé no es un funcionario, ni siquiera de la categoría inferior.... No se debe enviar de repente a un joven sin experiencia como Bernabé ... al Castillo y luego esperar un relato suyo completamente verdadero, interpretando cada palabrita suya como si fuera una revelación y basando la felicidad de la vida de uno mismo sobre la interpretación. Nada podría ser más equivocado.

Pierre Teilhard de Chardin, El medio divino (1927): El Cristo místico, el Cristo universal de san Pablo, no tiene ni sentido ni valor a nuestro parecer excepto como una ampliación del Cristo que nació de María y que murió en la cruz. Aquél saca esencialmente de éste, su cualidad fundamental de innegabilidad y solidaridad. Por de muy lejos que seamos atraídos hacia el interior de los espacios divinos que se nos abren por el misticismo cristiano, jamás nos apartamos del Jesús de los evangelios.

José Carlos Mariátegui, Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana (1928): Los misioneros no impusieron el Evangelio; impusieron el culto, la liturgia.... La Iglesia Romana puede sentirse legítima heredera del Imperio Romano.... Este compromiso en su origen, se extiende del catolicismo a toda la cristiandad.

Mahatma Gandhi, Discurso sobre el compañerismo’, India Joven (1928): Establezco una gran distinción entre el sermón del monte y las cartas de Pablo. Son un injerto en la enseñanza de Cristo, su propia glosa distinta de la experiencia propia de Cristo.

Kahil Gibrán, Jesús el hijo de la humanidad (1928): Este Pablo es verdaderamente un hombre raro. Su alma no es el alma de un hombre libre. Ni habla de Jesús, ni repite sus palabras. Daría en el yunque su propio martillazo, en el nombre de uno a quien él no conoce.

Oswald Spengler, La decadencia de occidente, II (1928): Pablo tenía, para las comunidades de Jesús en Jerusalén, un desdén escasamente disimulado.... «Jesús es el redentor y Pablo es su profeta»—éste es el contenido total de su mensaje.

John Langdon-Davies, Un relato breve de las mujeres (1928): Fue por medio de [san Pablo] que la actitud ofensiva hacia las mujeres se expresó por fin en la Iglesia Católica.

Ernest Hemingway, Adiós a las armas (1929): Aquel san Pablo.... Es él que causa todo el problema.... Era un vagabundo y un perseguidor, y luego cuando ya no era caliente, dijo que no fue bueno eso. Cuando había terminado él, hizo las reglas para nosotros que todavía somos calientes.

Daisetz Teitaro Suzuki, Ensayos sobre el budismo zen (Segunda serie, 1933): Te-shan (780-865 [d.C.]) ... era muy erudito en la enseñanza de la sutra además de bien instruido en los comentarios.... Oyó hablar de esta enseñanza en el sur [de la China], según la cual alguien podría hacerse un Buda por agarrar de inmediato su propia naturaleza más interna. Consideraba que esta no podía ser la enseñanza del Buda mismo, sino del Maligno.... La idea de Te-shan fue destruir el Zen si fuera posible.... [Su] psicología nos recuerda a la de san Pablo.

Walter Bauer, La ortodoxia y la herejía en el cristianismo más primitivo (1934): Referente a Pablo, en el Apocalipsis [21:14] se encuentran solamente los nombres de los doce apóstoles en los cimientos de la nueva Jerusalén—no hay ningún lugar para Pablo.... Para Justino [Mártir, en medio del siglo II], todo se basa en la tradición de los evangelios.... El nombre de Pablo nunca se menciona por Justino;... falta no sólo su nombre, sino también cualquier congruencia con sus epístolas.... Si se me permite hablar muy puntillosamente, el apóstol Pablo era el único archi-hereje conocido en la época apostólica.... Hemos de considerar el círculo de los doce apóstoles, para encontrar los guardianes de la información más primitiva referente a la vida y la proclamación del Amo.... Este tesoro queda escondido dentro de los evangelios sinópticos.

Herbert A.L. Fisher, Una historia de Europa (1935): Pablo de Tarso ... marcó una línea distinta de división entre [las] dos sectas.... La cristiana y la judía saltaron separadas.

Henry Miller, Fuente negra (1936): Aquel maniático san Pablo.

Ludwig Wittgenstein, Cultura y valor (notas de 1937, publicadas en 1980): El manantial que fluye suavemente y límpido de los evangelios, parece tener espuma encima en las epístolas de Pablo.... Para mí, es como si viera pasión humana allí, algo como orgullo o enojo, el cual no está en armonía con la humildad de los evangelios.... Quiero preguntar—y que esto no sea ninguna blasfemia—«¿Qué habría dicho Cristo a Pablo?»... En los evangelios—tal como me parece a mí—todo es menos pretencioso, más humilde, más sencillo. Allí encontráis chozas; en Pablo una iglesia. Allí todos los humanos son iguales y Dios mismo es un humano; en Pablo ya hay como una jerarquía.

Kenneth Patchen, El diario de Albión Luz de la Luna (1941): Estábamos avanzando sin prisa por la calle principal en san Pablo cuando de repente, sin aviso de ningún tipo, un pulpo enorme envolvió sus brazos alrededor de nuestro carro.

Bertrand Russell, Un bosquejo de tonterías intelectuales’ (1943): El tabaco ... no está prohibido en las Escrituras, aunque, como señaló Samuel Butler, sin duda lo habría denunciado san Pablo si se hubiera enterado de ello.

Will Durant, César y Cristo (1944): Pablo elaboró una teología de la cual solamente justificaciones más imprecisas se pueden encontrar en las palabras de Cristo.... Por medio de estas interpretaciones Pablo podía omitir la vida verdadera y los dichos de Jesús, los cuales no había conocido directamente.... Había reemplazado la conducta con un credo como la prueba de la virtud. Fue un cambio trágico.


Críticas sobre Pablo, 1945 en adelante